Julio / 2017

Nueva publicación de la OFEM

La Oficina de Educación Médica de la UFT, acaba de publicar un nuevo artículo de investigación de los autores: C. Williams, L. Santelices, M. Ávila, M. Soto y A. Dougnac.
En este trabajo, se hace un análisis del impacto de la metodología de la autorregulación del aprendizaje en el rendimiento académico de estudiantes de medicina en cursos de biología celular y bioquímica.
En este sentido, realizar un trabajo en torno a la autorregulación del aprendizaje implica ir más allá del estudio clásico realizado por los alumnos, porque compromete todo el proceso formativo del estudiante.

Al analizar más profundamente vemos que en la vida diaria y en la Universidad el problema de falta de tiempo, cúmulo de información y a menudo una vida afectiva relativamente poco armónica, fomentan un estilo de vida cargado emocionalmente, de alto estrés y alta presión, todos factores que impiden reflexionar y planificar nuestras acciones. Lo anterior, denota una carencia en el sistema de autorregulación personal; en consecuencia, este proceso es el que lleva a la posibilidad de equilibrar la esfera emocional de las personas. Lo señalado, pone en relevancia la importancia de detenerse para aprender cómo autorregular y compatibilizar los distintos aspectos que componen la vida en un mundo académico.
La autorregulación del aprendizaje es un sistema interno de autoconocimiento, reflexión, autocontrol, planificación, acción y nuevamente reflexión, que permiten enfrentar cualquier actividad y realizarla con éxito.

En la Facultad de Medicina, una de las líneas de investigación tiene como meta, en el ciclo básico, que los docentes incorporen en su metodología el sistema de autorregulación del aprendizaje, porque éste, permitiría a los estudiantes enfrentarse con éxito a su trabajo académico. Los estudios hasta el momento dan cuenta de cómo establecer este sistema como metodología de aula y han permitido demostrar su efectividad en el rendimiento académico. Esto ha derribado mitos con respecto a una metodología tradicional y ha permitido abrir un espacio a metodologías donde el compromiso del estudiante es de real importancia. En este mismo contexto, ya habiendo demostrado su efectividad, es el momento de trabajar la autorregulación intencionadamente en todos los niveles desde su real valor.

En el caso de las carreras de ciencias de la salud y particularmente en medicina, el escaso tiempo que tiene el estudiante junto a la necesidad de consultar información, analizarla de manera crítica, aplicarla en forma precisa para resolver problemas urgentes, implica tener aprendido y desarrollado un sistema de autorregulación del aprendizaje que les permita resolver tareas como la señaladas de manera eficiente. Si este proceso se estimula durante toda la carrera existe más posibilidad de formar profesionales integrales que compatibilicen una vida personal y profesional armónica al servicio de los demás.

No sólo la experiencia como médico es importante, sino también, el diario vivir con a gente de las comunidades y como ello repercute en uno mismo. A lo que Claudio menciona: "Si hay algo que agradezco de este lugar es la tranquilidad y perspectiva que te regala para ver la vida y manejar este tipo de problemas. Injusto sería no agradecer la energía con que bailan y te gritan los niños cuando te ven pasar, la capacidad del hombre de color para avanzar de un mal momento y mirar con revolucionario y fraternal optimismo hacia un futuro, no siempre tan prometedor"